Brasil, más allá de la cachaza

Brasil, más allá de la cachaza

Read Time:5 Minute, 22 Second

Conoce las regiones productoras, las uvas más cultivadas, las indicaciones geográficas y descubre como surgió la producción de vinos en un país tan cálido y donde no la uva era totalmente inexistente, como es Brasil.

Hablamos de una bebida casi tan antigua cuanto la humanidad, pero la historia del vino en Brasil es relativamente joven e inusitada. 

Esto se debe a su clima tropical, naturalmente poco prolífico para el cultivo de viñas, excepto en pocos rincones del país y algunas adaptaciones en el plantío y en la variedad de uva elegida. 

La uva no era una fruta nativa de Brasil así que las primeras variedades llegaran allí traídas por los primeros colonizadores. 

Orígenes y regiones productoras,

Podemos identificar cuatro periodos que marcan la producción de vino en este país. En estos periodos son establecidos vetos, leyes nacionales y decretos que marcaran su regulación y manera producir el vino, intenso ejercicio del nacionalismo y duras restricciones a la importación y exportación, llevando Brasil a ser el tercero país, productor y exportador, de América Sud, que es actualmente. 

Imagen original de correio24horas 

Las regiones productoras de vino, más destacadas de Brasil son Sur (Serra Gaúcha y Catarinense, Región de la Campanha Gaúcha y Grande Curitiba), Surest (Serra de Minas Gerais) y Nordeste (Vale do São Francisco). Esto se debe más por el clima, pero también por el cultivo de uva predominante, chardonnay, syrah y aragonez, alicante bouschet, touriga nacional, syrah e cabernet sauvignon, respectivamente. 

Según relatos históricos, ha estado por ocasión de la expedición de Martim Afonso de Sousa cuando llegaran a Brasil las primeras parras de Vitis Vinifera.

En esta misma ocasión, desembarca en São Paulo, Brás Cuba quien será el primero vinicultor de la nueva colonia. Así fue, des del Sureste, con la llegada de portugueses y españoles, que la expansión vinícola se desarrolló en Brasil, básicamente con dos objetivos: como una manera de fijar nuevos asentamientos e incrementar la riqueza en ese vasto nuevo territorio (cuidar una viña era un buen motivo para quedarse en un asentamiento) y tener contento a los colonizadores, más acostumbrados a esta bebida, a base de uvas, que no a las 32 variedades de vinos y fermentados, a base de raíces, que los indios nativos ya elaboraban cuando ellos desembarcaran. 

Años después de la liberación del veto iniciado el año 1785, Brasil pudo retomar su elaboración de vino y los nuevos colonizadores (y otros ya inmigrantes, a partir del año 1857) que seguían legando al país van a desarrollar marcadamente la vinicultura en otras zonas del país: al Nordeste, con los holandeses, con Mauricio de Nassau, quién inició el cultivo de uvas en la Ilha de Itamaracá; al Sur, con los alemanes e italianos, siendo los italianos los impulsores de la vinicultura brasileña tal como la conocemos hoy en día, después de pasar por cambios en la manera de producir y presentar el vino.

Imagen original de enovirtua

Uvas, 

Producir uva en Brasil, con tanta variedad de terroirs, temperatura y altitudes, siempre ha representado un verdadero desafío. Todas las variedades fueran traídas por colonizadores e inmigrantes a lo largo de su historia y allí donde mejor se adaptaban, empezaba la producción vinícola. De entre las variedades de uvas más cultivadas están Arinarnoa, Cabernet Sauvignon, Glera, Isabella, Marselan, Moscatel de Alejandria/Muscat of Alexandria, Niagara, Pinot Gris, Prosecco, Sauvignon Blanc y Tannat.

Indicaciones geográficas, la pionera en vinos tropicales,

Con el objetivo de consolidar la identidad del vino brasileño y mejorar su calidad, entre muchas medidas son creadas las Indicaciones Geográficas, con algunas hoy reconocidas y consolidadas y otras nuevas aun en proceso de reconocimiento. 

Las IG destacan principalmente las características únicas del vino en una región, además de aportar beneficios en la organización colectiva de los productores, el estímulo a la economía local y el destaque de los productos de la región, bien como el aumento del potencial para la actividad enoturistica. 

En Brasil hay dos indicaciones geográficas: la Indicação de Procedência (IP) y la Denominação de Origem (DO). La Indicación de Procedencia se aplica a las regiones que se tornaran reconocidas en la producción de vinos. Ya en la Denominación de Origen, los vinos presentan cualidades o características que se deben esencialmente al medio geográfico, incluidos los factores naturales y humanos.

Son ellas, una Denominación de Origen y siete Indicaciones de Procedencia: Aprovale (DO Vale dos Vinhedos), Afavin (IP Farroupilha), Aprobelo (IP Monte Belo), Apromontes (IP Altos Montes), Asprovinho (IP Pinto Bandeira), Progoethe (IP Vales da Uva Goethe) y Vinhos da Campanha Gaúcha (IP Campanha Gaúcha) y la recién estrenada Vinhovasf (IP Vale do São Francisco), la pionera en una indicación geográfica de vinos tropicales.  

Imagen original de vinhosdacampanha

Vino de Brasil, hoy,

El segmento del vino representa tan solo uno 0,2% del PIB de Brasil, pero no es un valor depresible si hablamos de un mercado de 15 billones de reales de Brasil y casi 400 millones de litros. 

El consumo es relativamente bajo, una media de dos litros al año por persona, y localizado, donde Sur y Sureste representan el ochenta por ciento del volumen total.

Por otro lado el origen del vino distribuido en el país es variado, uno 66,2% se basa en el producto de elaboración nacional, seguido de los vinos importados de Chile, Portugal-Argentina, Italia y Francia. 

Aunque no sea la bebida de consumo diario, generalmente reservado solo a celebraciones o a la temporada de invierno – liderado pelos tintos encorpados, macíos y afrutados, y actualmente también los espumantes – tiene un consumo que va en aumento. Donde antes eran las mujeres de clase alta, en edad aproximada de cincuenta años ahora el público joven reivindica su espacio de consumo, cuando según pesquisa realizado por el Grupo BACO apunta que 59% dos jóvenes entrevistados (con edad de 18 a 24 años) reconocen un aumento de consumo de vino entre ellos. 

El vino brasileño, su producción y consumo, tiene mucho recogido por hacer, pero tiene las bases y la calidad que aporta características únicas y representativas del país. Su conquistar aún tiene de empezar desde dentro, equilibrando el consumo entre cervezas y destilados, además de ampliar la presencia internacional, los eventos de vino, como Wine South America, Feira Naturebas y Rio Wine and Food Festival, viene contribuir en este proceso. 

Não existe isso de estar perdido em um vinhedo. Você está sempre no lugar certo»

anónimo

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %