Roma gastronómica

Updated: Jan 11

comer: antico caffè greco, la sabatino, eataly, alessio, mercato centrale, magnum

productos: guerrini enoteche (de fontana de trevi y quirinale)

libros: borri book (termini di roma)

banda sonora de bienvenida (taxi): selton, pasolini


[galeria]


Más allá de la sensación inevitable de deja vu, cuando vamos por ahí con la ilusión de "descubrir nuevos mundos" hay una cosa que no se puede transmitir en imágenes o textos: las sensaciones, la atmósfera de un sitio y como esta es distinta en cada uno que la percibe. ¡Así que voy a compartir con vosotros mis sensaciones sobre Roma!


Para nada os voy a hablar de su historia y monumentos y de cuán bella es, esto es indiscutible. Pero de como me sentí allí y de los sabores que testé...


Los últimos días de diciembre es la segunda ocasión del año cuando hay más personas visitando la ciudad, de ahí mi primera sensación de claustrofobia y de ser arrastrada por un oleaje humano allá donde estuviera. Y yo que necesito tiempo casi slowmotion para asimilar mi entorno... Asumiendo que la situación no cambiaria, me centré en encontrar rincones donde sentir el sabor de Roma. ¡Eramos cuatro personas, así lo que encontráramos debería ser apetecible a la mayoría!


Mis planos antes de llegar allí, era visitar los mercados municipales, el Mercato Centrale y una de las pastelerías o panadería más antigua de la ciudad.


¡Bueno, me he ido con el oleaje y he hecho estas y otras descubiertas!



[primero día]

Antico Caffè Greco & Mercato Centrale

Antico caffè greco,


Nuestra primera parada para comer ha sido en el restaurante del cual solo tengo una imagen del interior, el recuerdo de que mi pasta estaba muy rica y de que estaba cerca del Antico Caffè Greco.

De echo este café no estaba en mi lista, ¡bien por la sorpresa! y a hora me doy cuenta del privilegio que he tenido de entrar y coger alguna cosita para testar... En la calle y sin café... Por lo dicho, demasiada gente con la misma idea que nosotros, no había mesa disponible, así que sugiero que la reservéis (sí, lo podéis hacer!). Pero el que decía y podéis pensar que no es para tanto, cuando vuelva a Roma y pueda reservar mi mesa antes, pero según información actualizada, puede que el Antico Caffè Greco tenga los días contados para cerrar puertas en esta ubicación... Por el mismo motivo que muchos establecimientos históricos de Barcelona, cambio exorbitado en el precio que se paga para estar allí | http://caffegreco.shop


Mercato Centrale,


Este sitio está dentro de la estación ferroviaria de Roma, Termini di Roma y tenia mucha curiosidad por conocerlo, así que para cenar el primero día hemos ido allí. No nos defraudó. Hemos testado opciones distintas y nos gustó los sabores, la innovación en las propuestas.

Además de las pequeñas paradas de dulces, saladas y una cafetería en la parte inferior, en la parte superior hay un restaurante muy elegante. Se puede hacer reserva previa | www.mercatocentrale.com/rome


da sabatino


[segundo día]

Da Sabatino, restaurante

Después del maratón de visita al Coliseo y Palatino (no tiene precio!) necesitábamos recobrar fuerzas... ¡Fuimos a un restaurante a lo que uno del grupo ya había estado anteriormente, y el que según él, sigue igual de bueno!

Está en la Piazza di Sant' Ignazio un hecho, la comida es muy sabrosa, son muy amables y allí se ve la gente de Roma, del barrio.

Se puede hacer reserva previa, pero casi que no hace falta... Esta plaza es pequeñita y solo de paso, no hay concentración de turistas, aun que está muy cerca del Panteón y la plaza que tiene un elefante y su obelisco (que me encantó!), la Piazza della Minerva | www.dasabatino.it


En este día nos quedó la tentativa fallida de disfrutar del barrio de Trastevere, que es muy popular y es muy atractivo gastronomicamente, pero hacia mucho frio entre otros percances... Cruzamos el Ponte Garibaldi al en tardecer y estuvimos por allí pero no nos adentramos...



[tercero día]

Eataly & Alessio,

Eataly,

El día de la visita a la Capella Sistina (puede ser una experiencia grandiosa, pero creo que es imposible para la gente de a pie como yo) ha sido muy intensa. Alimentamos el alma con el aliento de Michelangelo y su obra maestra en la una experiencia de amor e odio. Pero necesitábamos más que cualquiera otro día alimentar el cuerpo satisfactoriamente.

Una compañera del grupo conocía Eataly, una cadena de centro gastronómico, donde comprar y saborear productos típico de Italia. Ya lo hay en muchas ciudades y le hacía especial ilusión visitar el de Roma. ¡Allá fuimos!

Y allí descubrí que mi italiano, además de pizza, no da para más... Elegí unas polppettes pensando que eran pulpitos (asociando a polpet, en catalán), y acabé comiendo un plato de albóndigas y salsa de tomate. ¡Riquísimas y según un programa gastronómico local, es el plato típico de Roma! | www.eataly.net


Alessio, restaurante

Para la cena, hubo bajas así que nos quedamos por cerca del hotel y tuvimos nuestro momento a dos...

¡Qué lujo de restaurante hemos encontrado!

Cocina tradicional italiana, por el sabor, digo que elaborada con los mejores ingredientes; incluyendo su cerveza artesana. ¡Además, mantener interrumpo su certificado de excelencia en Trip Advisor des del 2011, nos da algunas garantías!

Aunque tienen rincón de espera, mejor hacer reserva, ¡para no quedar sin cena! | ristorantealessio.it



Guerrini enoteche & Ristorante Rossini

Guerrini enoteche,


Cuarto día | En el último momento para salir y descubrir por la ciudad, hemos decidido a visitar la Fontana de Trevi durante el día, ¡pero sin muchas pretensiones ni objetivos gastronómicos, ya que por la noche nos esperaba la cena de capodano en el restaurante del hotel!


Así que de camino a la Fontana de Trevi hemos encontrado un local llamado Guerrini Enoteche. Hay diversas por toda Roma y de las dos que hemos estado se ve que tienen una muy buena variedad de productos italianos, como vinos, quesos, chocolates, pero los dos productos a los que hacen bandera y tienen expuestos para probar todas las veces que quiera, son los licores de Umbria, de Francescaco Natura Assini, con sabores tan originales como melón, chocolate blanco, y una variedad de productos a base de trufa, de la casa Tartufi dal Bosco. Hemos traído un poco de los que nos llamó más la atención, además del limocello clásico... Se hizo curto! | www.vinovip.it


Por la cercanía también está la tienda de Magnum Store, donde elabora tu helado personalizado. ¡Me encantó como iba vestido el personal, muy elegante y fresco! | via tomacelli, 13



Ristorante Rossini,

restaurante del hotel,


Para la cena de fin de año, hemos elegido quedarnos en el hotel para después ir a ver los fuegos artificiales en el Coliseo...

Se come muy bien y tiene un entorno con jardín muy agradable, ¡que seguro se puede disfrutar maravillosamente durante la primavera y verano! | www.rossiniallhotelquirinale.it



Libros,

La visita a la estación de tren, Termini di Roma, puede ser muy interesante. Además de este centro gastronómico Mercato Centrale, hay una librería con una gran variedad de títulos, incluyendo una colección de libros gastronómicos. He aprovechado la ocasión para elegir mis primeros libros de cocina italiana.

He cogido Le ricette dimenticate della cucina regionale italiana, de Samuele Buvino y Curry chez moi, de Allan Bay. Además de un calendario con ilustraciones vintage, donde para cada mes hay una receta tradicional italiana, de macart.it | www.borribooks.com


En la libreria que hay en Eataly también he cogido uno, Cento volte polpo, de Romano Bavastro.



Otra vez será,

Campo de Fiori, Villa Borghese, Trastevere, Manolina, La Santeria y la Roma subterránea.

Probar unos de los cuatro restaurantes que han concursado a Le migliori polpette di Roma, por Food Advisor: Mariolina, el ganador, el La Santeria (albóndiga de pescado), Peperosa y Dar bello de nonna.



Recomendación,

  • Si vas en grupo, no hacer muchos planes como se fuera sola, ¡en Roma el tiempo vuela.

  • Si tiene un sitio del cual no puedes abrir mano, consultar si puede hacer reserva previa o elegir horarios impopulares para visitar, como la primera hora des de la abertura.

  • Para visitar los monumentos, siempre hacer reserva previa. Es más caro, pero paga el precio de la espera infinita. Usa el tiempo con el que estaría haciendo cola, para conocer otros puntos de interés menos populares pero más auténticos.

  • Para visitar los monumentos donde no se requiere abertura (plazas, parques, jardines, fontana de trevi!), despertar la primera hora de la mañana e ir a visitar antes del desayuno en el hotel. Casi seguro, ¡no habrá mucha gente!

  • Intentar no alterar mucho el ritmo de los verdaderos romanos, que ya son pocos. ¡Siempre que puedas, saludar como si hubiera mucho que estas en el vecindario!


"Cuando en Roma hacer

como hacen los romanos"

  • facebook - bcncookbookclub
  • Instagram - bcncookbookclub
  • TripAdvisor - bcncookbookclub

© since many years ago por patriciadecastro | barcelona - catalunya | experiencias & reseñas de libros gastronómicos ·